Noticias en los medios

– EFE Salud:

¿Y si aprovechas San Valentín para ‘sanear’ tu relación?

En San Valentín puedes regalar bombones, fotografías, cenas y botellas de vino. O puedes acudir al I Congreso de Relaciones de Pareja y regalarte herramientas para aprender a comunicar en pareja, tener una sexualidad sana, cuidar la autoestima o detectar la dependencia emocional, entre otros. Algunos de sus ponentes nos hablan, en clave psicológica, sobre buenos hábitos en pareja. El amor también tiene salud.

El mejor regalo que le podemos hacer al amor es saber cuidarlo y cuidarnos, aprender a gestionarlo y a disfrutarlo de una manera sana. Por eso, una forma de celebrar San Valentín, puede ser acudir al I Congreso de Relaciones de Pareja, organizado por el Centro PositivArte,que se celebra los días 13 y 14 de febrero en Madrid.

El evento contará con 11 ponentes expertos en materias de pareja como la sexualidad, la comunicación, la dependencia emocional, el amor en internet, la asertividad, la autoestima, las emociones o la plenitud en pareja.

El director de PositivArte, experto en psicología positiva y organizador del encuentro, Iago Taibo, explica que partiendo de la filosofía de estudiar los procesos que no funcionan bien y ver qué potencial se puede explotar de situaciones que generan problemas con frecuencia, se dieron cuenta de los siguiente: las relaciones de pareja funcionan a medio gas y, consultando el Instituto Nacional de Estadística (INE), “el divorcio sigue incrementando, superando casi el 50%”.

Así nace esta primera edición de un congreso con este objetivo: conocer a “los mayores expertos en todo lo necesario para funcionar bien a nivel de pareja”, señala Taibo.  Marcar una línea de conocimiento y apoyo a todas aquellas personas que quieran tanto solucionar errores como reforzar aspectos positivos como, por ejemplo, la creatividad.

“Una sexualidad sana para una pareja plena”,  Lorena Berdún

Lorena Berdún, psicóloga y reconocida sexóloga, se ocupará de la sexualidad. Hablará de comunicación, de derribar mitos y de que “no existe fórmula mágica”. Ella, gran experta, contará “muchos ingredientes que son buenos para la relación”, pero nada de milagros, pues además “es normal que la llama decaiga”, para lo que es fundamental trabajar y esforzarse.

“Una relación de pareja es algo maravilloso pero es como una plantita que tienes que regar todos los días”, explica Berdún.

Lorena Berdún./ Imagen cedida por PositivArte.

El principal enemigo, la rutina. Descuidarse y sobre todo decir “bueno, mañana, bueno, mañana”,  pues con el “ya lo solucionaremos” al final uno se va alejando del otro, se va desconectando, hasta que un día de repente tu pareja se fija en otra persona o te sorprende que de repente te dejen de un día para otro.

Hablamos de una sexualidad sana cuando hablamos de inventar cosas nuevas (dentro de lo que todos conocemos), “hacer por desear a la otra persona, tener el gesto con el otro para que se sienta que gusta, mirar con ojos cariñosos”. En definitiva, “mezclar en la coctelera ingredientes que aunque sean pequeños puede hacer que sea más rica la relación sexual”.

Sin embargo, en una relación sexual no sana encontraremos ingredientes menos agradables como “automatizar, dejar que la rutina se apodere de una relación sexual, no decir lo que te apetece, fingir en un determinado momento, excusarse constantemente, etc.”, señala la experta.

“El amor en los tiempos de Google”, Mariela Michelena

Mariela Michelena, experta psicoanalista, hablará de lo que han cambiado las relaciones en los últimos tiempos: desde la manera de conocerse hasta el tipo de compromiso que se establece.

Las características de los tiempos modernos están condicionando muchas relaciones, pues se pone en evidencia una “falta de compromiso, transitoriedad, si no queda satisfecho le devolvemos su dinero, individualidad, pensar en sí mismo y en la búsqueda del placer inmediato o el egocentrismo”, añadido a unos vínculos con menor firmeza que los de antes y una ausencia de guión.

”Todos los cambios han hecho de las relaciones algo laberíntico donde no sabes bien si subes, si bajas, si vienes o si vas”, señala la experta.

Mariela Michelena./ Imagen cedida por PositivArte.

A esto se añade que “la sexualidad y la reproducción” están ahora divorciadas. Michelena señala que “puedes tener sexo sin consecuencia y consecuencia sin sexo”, algo a lo que debemos adaptarnos.

¿Mejor o peor? Simplemente diferente. “Antes las cosas estaban más previstas, pero teníamos menos libertad, había menos autonomía, te casabas para toda la vida y te elegían el marido”, subraya la psicoanalista.

Lo importante de todo esto es que “es imparable, una realidad que nos supera como supera el ganador de un sprint a los demás corredores”.

Además, respecto a encontrar pareja en internet, la especialista señala que el problema no reside dónde nos encontremos, sino en el tipo de vínculos que se crean. Si una relación fracasa no podremos decir que “fue por Internet”, tampoco si triunfa.

“El arte de la comunicación en pareja”, Iago Taibo

Además de dirigir el congreso, Iago Taibo se ocupará de hablar sobre la comunicación en pareja. ¿Por qué es a veces tan difícil comunicarse? El experto señala que “en la comunicación hay muchas cosas que se pueden aprender” de una manera sencilla.

Un ejemplo es no utilizar en el lenguaje “adverbios absolutos: todo, nada, nunca, siempre, nadie”. Un diálogo que no suele reflejar bien la realidad, pues además, “¿Cómo nos sentiremos de culpables si nos dicen que siempre hacemos algo mal?

El problema reside en que son cosas que conocen los psicólogos pero que no calan en la “cultura popular ni en la sociedad”. Estrategias que o no calan o calan muy poco, pues “falta divulgación, ejemplos positivos” añadiendo que los modelos de la televisión tienden a ser “todo lo contrario y además muy sexistas”.

Una de las cuestiones clave que pueden afectar es la autoestima, pues “sino está bien asentada el barco acaba haciendo aguas”. A esto se suman otros problemas como el egocentrismo o el individualismo.

“El consumismo y el sistema capitalista hablan de lo que yo puedo conseguir y comprar pero se olvida de que los componentes esenciales de la felicidad son sociales, son con otros, y ahí estamos yendo contra natura”, señala el psicólogo.

Durante la ponencia, el especialista además hablará de otras cuestiones como “aprender a escuchar al otro y que el lenguaje sea lo más suave y bondadoso posible, principales bases de la empatía”.

imagen del congreso donde aparecen algunos de los ponentes

http://www.efesalud.com/noticias/y-si-aprovechas-san-valentin-para-sanear-tu-relacion/

 

– EFE Salud:

Internet, las relaciones de pareja y la psicoanalista

    miércoles 10.feb.2016    por Natalia Martín Cantero 

Pues sí, soy una antigua. Esto del supermercado de las citas (como la web Adopta un Tío, que viene a ser como el Mercadona), me parece que tiene un punto diabólico. Un tío, por muchas barbas que tenga, no es una merluza. Por eso me ha gustado hablar con la psicoanalista Mariela Michelena (autora de Mujeres Malqueridas, entre otros títulos) y escuchar lo que piensa al respecto, que se resume así: los seres humanos estamos hechos para la era de las cavernas.

Michelena cree que de chollo, nada. Es un problema sobre todo femenino, porque el hombre no tiene reloj biológico. Es decir: está muy bien ligar un rato y pasarlo bien, pero los vínculos que se crean a través de Internet suelen ser frágiles. “Eso de ´si no queda satisfecho le devolvemos su dinero´ está bien para El Corte Inglés, pero lo usamos en las relaciones con la ilusión de que hay una oferta ilimitada. Funciona hasta que suena el reloj biológico y buscas al padre de tus hijos. Tu tic-tac no te deja dormir, y cuando una de estas citas escucha este reloj sale corriendo”, señala la psicoanalista.

De nuevo: estamos hechos para cavernas. “La maternidad requiere compromiso. Un padre para sus hijos. Una mujer requiere del apoyo de otra persona que le acompañe en el embarazo y la crianza”, apunta. No siempre es así: la psicoanalista cree que durante dos épocas (antes de pensar en retoños y a partir de los cuarenta y tantos) lo que buscan ellos y ellas puede ser lo mismo.

La psicóloga y sexóloga Lorena Berdún, por su parte, cree que las aplicaciones para sexo son “una opción fácil y rápida para obtener un sexo igualmente rápido. Es una forma de consumir la sexualidad que no exige ninguna otra implicación, aquello de currarse lo de quedar, un ratito de conversación, ver si te gusta la otra persona, conseguir gustarle tú, etc”. Es decir, es el fin de la conquista, aunque sea tan sólo para tener sexo una noche.

Respecto a las web de contactos, Berdún ve un gran riesgo: acostumbrarse a teclear en un ordenador, sin alcanzar nunca el cara a cara, o pocas veces. “Muchas personas se aficionan a conocer gente a través de las redes y no pasan de ahí. Las relaciones vía chat cuentan con la distancia infinita de la pantalla de un ordenador y las personas necesitamos mirarnos a los ojos y tocarnos”.

Michelena y Berdún son dos de las ponentes en el I Congreso de Relaciones de Pareja que se celebra este fin de semana en Madrid. 

Sobre

 

http://blog.rtve.es/vueltayvuelta/2016/02/internet-las-relaciones-de-pareja-y-la-psicoanalista-.html

– Unidad Editorial:

Seis planes saludables para San Valentín

 El amor genera múltiples cambios químicos en el cuerpo.El amor genera múltiples cambios químicos en el cuerpo.
¿Sabías que al estar enamorado el cuerpo experimenta múltiples cambios químicos a nivel interno y que posteriormente se reflejan en el exterior? Iago Taibo Corsanego, vocal de la Sociedad Española de Psicología Positiva (SEPP) y director del centro de Psicología Positivarte, que organiza este 13 de febrero el I Congreso Nacional de Parejas, habla de éstos beneficios.

“Desde hace tiempo sabemos que las emociones positivas generan numerosos beneficios en quienes las experimentan con frecuencia”, señala el experto. Cada vez son más los estudios que hablan de lasecreción de endorfinas, que no sólo activan zonas cerebrales del placer aumentando la sensación de felicidad, sino que  bloquean los receptores del dolor.

Así mismo, la felicidad que se experimenta al estar enamorado mejora el sistema inmunológico y reduce los niveles de cortisol, una hormona que se genera ante el estrés y produce inmunodepresión. Igualmente se han demostrado mejoras a nivel neuroendocrino y cardiovascular, disminuyendo el riesgo de enfermedades relacionadas.

El psicólogo destaca también que “la mayor satisfacción vital permite incrementos en actitudes tales como la bondad, el altruismo, una mayor predisposición al sentido del humor, a sonreír… configurando un estado mayormente positivo, que consigue gratificaciones con frecuencia elevada”.

En DMedicina te proponemos seis planes perfectos para San Valentín.

1. Ruta en bicicleta

Tándem

La bicicleta no es sólo uno de los mejores deportes para luchar contra el colesterol, para quemar calorías y reducir grasas, sino que es perfecta para realizar deporte en pareja ya que permiten alcanzar objetivos comunes y motivarse mutuamente para lograrlo.

Planificar una ruta y luchar por conseguir llegar a la meta juntos ayuda a estrechar los vínculos amorosos y a fortalecer la unión de la pareja. Además, este deporte mejora la capacidad sexual y aumenta la resistencia física, por lo que las relaciones se verán también reforzadas en ese aspecto.

El deporte, en general, es una actividad muy beneficiosa que mejora los niveles de autoestima. “Considerarse a uno mismo suficientemente bueno y digno de ser amado es un prerrequisito para que no surjan susceptibilidades, malas interpretaciones, desconfianza, y otros factores de riesgo para mantener una relación saludable”, explica Taibo Corsanego. Para ello, evidentemente tiene que haber una buena salud mental de cada uno de los miembros de la pareja y además cierta destreza en las habilidades necesarias para las relaciones, como son la asertividad, la comunicación positiva, la capacidad de escucha y el habla bondadosa, etc. Siempre digo que, si la autoestima de ambos no está en niveles aceptables, es muy probable que acaben apareciendo problemas”.

Por otro lado, montar en bicicleta es un deporte que no necesita  especial atención, al contrario, el ciclismo requiere de un movimiento monótono y casi automático que permite disfrutar de la compañía y compartir momentos juntos que pueden llegar a ser muy gratificantes.

Y, para los más románticos, ¿qué mejor que una ruta en tándem para el día de San Valentín? Montar más de una persona en una misma bicicleta no es tan fácil como parece, precisa de coordinación y colaboración, dos aspectos básicos en una relación amorosa, especialmente en lo que a convivencia en pareja se refiere. En DMedicina animamos a nuestros lectores a probarlo, ¡y no vale dejar que pedalee sólo el otro!

La oportunidad perfecta para dedicar tiempo el uno al otro y aprender a preparar platos deliciosos. La oportunidad perfecta para dedicar tiempo el uno al otro y aprender a preparar platos deliciosos.

2. Curso de cocina

Para muchos, el arte de cocinar es una de esas cosas del día a día que, con la monotonía, se convierte en una carga. Sin embargo, si se aprende a salir de la rutina y a ver la cocina como algo más que un medio para un fin, la diversión puede estar más que asegurada.

Cocinar en pareja es la oportunidad perfecta para dedicar tiempo el uno al otro y aprender a preparar platos deliciosos, mientas se disfruta de una copa de vino. Preparar las recetas juntos significa trabajar en común hacia un objetivo mutuo, fomentando el reparto de las tareas y la división de las responsabilidades entre los dos. Y quién sabe, puede llegar a convertirse en un hobbie particular.

¿Qué tal arriesgarse con un curso de cocina creativa? Según el psicólogo, la creatividad es una metafortaleza al servicio del bienestar de la pareja: “La mayoría, al principio, dicen que no tienen esa habilidad, pero luego salen propuestas magníficas”, afirma.

De esta manera, no solo se trata de tener la posibilidad de pasar un rato divertido juntos, sino también de resolver problemas en común y de fomentar el trabajo en equipo. La oportunidad perfecta para sentirse orgulloso del fruto del esfuerzo y, lo más importante, del esfuerzo de la pareja.

También puede ser interesante programar una tarde de cocina en casa, en la que probar recetas diferentes sin necesidad de recurrir a un curso en concreto, una opción mucho más barata e íntima. Elegir tres o cuatro platos y ponerlos en práctica dará los mismos resultados que una clase colectiva, sólo que en la comodidad del hogar.

Y si la cocina no gusta, Taibo aconseja ir a algún taller que mejore la propia relación, ya sea de autoestima, de comunicación positiva, de sexualidad, creatividad, felicidad, etc.

Siempre es buen momento para ser feliz.Siempre es buen momento para ser feliz.

3. Ir a ver un monólogo

Al reír activamos más de 400 músculos de nuestro cuerpo y los pulmones mueven hasta 12 litros de aire, lo que se traduce en aumento del riego sanguíneo, reducción de la presión arterial y tonificación muscular. Reír constituye un ejercicio aeróbico que contribuye a la reducción estrés y al aumento de la producción de endorfinas.

Así mismo, reír en pareja es una excelente manera de estrechar lazos en una relación y tiene numerosos beneficios:

En primer lugar, aumenta el atractivo. Ser risueño refleja una personalidad abierta, alegre y seductora.A una persona feliz se la recuerda con mayor facilidad que a una que no lo es, además  reír es un acto que expresa confianza y cordialidad, lo que se traduce en una respuesta más amable y relajada de la pareja. Reír en conjunto refuerza el vínculo amoroso. La risa crea intimidad en la relación, pues requiere de cierto nivel de confianza y supone compartir un momento agradable y divertido el uno con el otro. Además, es contagiosa y ayuda a conectar con los demás compartiendo momentos y aumentando la conexión entre ambas personas.

La risa brinda oportunidades para crear recursos y proyectos conjuntos y la vivencia de emociones positivas generadas mutua y recíprocamente influye en la felicidad del otro. Además, al ser una actividad común, ayuda a establecer y fomentar el amor. También reduce los niveles de estrés, generando un ambiente mucho más agradable y menos propenso a discusiones, potenciando la conexión con la pareja. Y, lo mejor de todo, retrasa el envejecimiento.

Y ¿qué mejor manera para reírse que ir a ver un monólogo? Si el sentido del humor no es el punto fuerte en la relación, se puede optar por buscar una excusa para salir de casa y hacer algo entre semana pasando un buen rato en pareja. En DMedicina recomendamos este plan para el día de San Valentín o cualquier otro día del año, siempre es buen momento para ser feliz.

Momento de conexión que ayuda a estrechar el vínculo sentimental.Momento de conexión que ayuda a estrechar el vínculo sentimental.

4. Un masaje o spa en pareja

Hoy en día, el ser humano está sometido a numerosos factores que provocan altos niveles de estrés y ansiedad. Problemas laborales, económicos o el frenético día a día, son algunos de los elementos que convierten los momentos de relax en un auténtico placer.

Este estrés se refleja de forma directa en los actos y la actitud de la persona afectada y, por tanto, en sus relaciones. El estrés puede predisponer negativamente las reacciones, haciendo que la persona afectada adopte un comportamiento fácilmente irritable y, en ocasiones, agresivo, pudiendo derivar en reproches y descalificaciones hacia la pareja que en circunstancias normales no se darían.

“Aprendiendo a calmarnos y a encontrar felicidad sólo respirando generamos unas capacidades que, seguro, serán muy necesarias y constructivas en la historia de pareja”, afirma el experto. Mediante  una sesión de spa o masaje en pareja no sólo se pasa tiempo en común, sino que también permite relajarse y entrar en la misma sintonía. Y tiene numerosos beneficios para la salud:

  • Mejora la circulación sanguínea y estabiliza la presión arterial.
  • Promueve la respiración profunda y la desaceleración y reducción de la frecuencia cardiaca, ayudando a combatir afecciones del aparato respiratorio.
  • Genera el aumento de la producción de endorfinas.
  • Ayuda a relajar los músculos del cuerpo.
  • Reduce los niveles de estrés.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y sedantes.
  • Estimula el sistema inmunológico.

Un día de spa es el plan perfecto para un conseguir una relajación total con esa persona especial. Y, para hacerlo un poco más asequible, es un plan magnífico para realizarlo de forma casera.

Unas velas aromáticas y un poco de aceite para masajes (o crema hidratante, en su defecto) son los únicos elementos necesarios para crear un ambiente relajante dedicado únicamente a cuidar de la pareja, creando un momento de conexión que ayuda a estrechar el vínculo sentimental.

Tiempo para mirarse a los ojos y decirse cosas bonitas.Tiempo para mirarse a los ojos y decirse cosas bonitas.

5. Fin de semana en pareja

Desde coger el coche y lanzarse a la carretera sin rumbo fijo, parando donde más apetezca. Comprarse los billetes del primer avión que salga a cualquier parte. Irse a la playa o a la montaña a pasar unos días. Quedarse en casa y apagar los teléfonos móviles haciendo maratón de vuestras películas favoritas. Da igual cómo, lo importante es dedicar un fin de semana a estar con el ser querido y practicar la escucha atenta de la otra persona.

Taibo Corsanego insta a las parejas a que desarrollen las habilidades y condiciones que fomenten una relación profunda, “conocer muy bien al otro, saber qué cosas le molestan, aprender a aceptar las partes que menos gustan, desarrollar la capacidad de resolver los conflictos de una manera pacífica y amorosa, desarrollar nuestra inteligencia emocional individual para que una mala gestión de las emociones no deteriore la relación (con desprecios, agresividad verbal, acusaciones, etc.) y aprender a compartir las mejores cosas de la vida y de nosotros con alegría, conexión y cariño ayudan a conseguirlo”.

Es importante disfrutar del humor, de la compañía mutua y de la convivencia, pero lo esencial es que se pueda mantener una comunicación empática y constructiva, de tal manera que sea capaz de transmitir los pensamientos sabiendo que la otra persona los va a entender.

Comer en pareja es uno de los mejores momentos para mirarse a los ojos, abrir bien las orejas y decirse cosas bonitas a la cara necesarias para la relaciones como son la asertividad, la comunicación positiva, la capacidad de escucha y el habla bondadosa, etc.

72 horas que pueden ser perfectas para aprovechar y hablar de aquello que, a veces puede llegar a ser motivo de discusión. En un ambiente más relajado las emociones están menos a flor de piel.

Lo más importante es pasar tiempo con la persona a la que se quiere.Lo más importante es pasar tiempo con la persona a la que se quiere.

6. Pasar tiempo con él o ella

Lo más importante es pasar tiempo con la persona a la que se quiere. Da igual  cómo y no importa dónde, tampoco hace falta gastarse mucho dinero en un regalo.

El especialista apunta que se debería dejar de dar tanta importancia a cosas materiales como regalar el mejor viaje, o decir te quiero mil veces, y sí en empezar a trabajar con la capacidad de la escucha atenta de la otra persona, tolerar el malestar de una discusión, reducir el daño que se pueda hacer con las palabras, llegar a un entendimiento más profundo del otro para saber por qué hace o siente eso que se ve tan extraño, aprender a que, si se está cansado o tiene burn out en el trabajo, eso no acabe en un grito a la pareja.

“Me encantan las afirmaciones del maestro zen Thich Nhat Hanh: si no puedes comprender al otro, no puedes amar; si no puedes generar felicidad en el otro, eso no es amor verdadero;  si no puedes reducir el sufrimiento del otro, tampoco es amor puro, el amor es presencia: ¿cómo puedes amar si no estás ahí?”.

Y añade que “no es tan difícil como muchos se piensan, tal y como vamos al gimnasio o escogemos comida sana, podemos aprender a crecer como personas y en pareja. Sin embargo, creo que no sirve con ser romántico solo un día. Si queremos celebrar algo especial por San Valentín, que sea una extensión del resto de días. Sería muy poco romántico ser sólo romántico el 14 de febrero, ¿no? Pues eso,romanticismo todo el año, ¡por favor¡ Tod@s nos lo merecemos.

No consiste en dejar de hacer cosas por el otro, sino compaginarlas o incluso compartirlas. Así el tiempo que se dedica a hacer algunas actividades puede convertirse en un momento de disfrute para los dos.

 

En colaboración con:

Logo PositivarteLogo SEPP

http://www.dmedicina.com/vida-sana/general/2016/02/09/san-valentin-pasar-o-109217.html?utm_source=dmedicina&utm_medium=marktg&utm_campaign=6sv6